Lo que nadie quiere en su patio: Parque Eólico Renaico.

A pocos días de terminar este año de elecciones, en el pleno de promesas que muchas veces carecen de fundamentos o respaldo de los sectores involucrados, una situación que representa claramente este tipo de acciones tiene lugar en la tranquila por no decir olvidada comuna de Renaico. Ahí se desarrolla uno de esos proyectos que nos orgullecen como chilenos, esos proyectos que nos presentan al mundo como un país  de primer mundo y que incluso el ex candidato norteamericano a la presidencia Al Gore nombra en una de sus exposiciones sobre el calentamiento global la cual se a viralizado como imagen país las últimas semanas en las redes sociales, catalogándonos como una potencia en las energías limpias y renovables. Este proyecto es el parque eólico Renaico, donde 44 aero-turbinas se encargan de generar unos 305GWh en una obra que necesita 550 trabajadores para su ejecución. Y este punto en el que me quiero detener: Porque mucho se habla de generar empleos, de la falta de sueldos dignos y gente capacitada en nuestra región pero con proyectos de esta envergadura, nos damos cuenta de las intensiones que tienen las empresas de venir a la Araucanía a “invertir”. Palabras de buena crianza y discursos que más que satisfacer a la comunidad solo ayudan a la imagen país y los intereses políticos que eso genera. Lo que reclaman las autoridades locales es que ninguno de esos millones de dólares quedarán en la gente de la zona, no les pagaran por el viento, ni por la mano de obra, ya que ésta tiene que ser calificada y las enormes utilidades de estas empresas se van directo a las europas. Solo 20 puestos de trabajo se requieren para operar el parque, quedaremos con una boleta de luz que de seguro aumentara en cierto porcentaje para ayudar a solventar la tremenda inversión de la empresa y como siempre el sistema funciona; hay inversión extranjera en la zona pero NO chorrea la plata hacia abajo y la gente local se queda con unos enormes monstruos de acero que a nadie le gustaría tener en su patio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *